Vacunación

¿Por qué vacunarse?

Muchos adultos se encuentran en riesgo de contraer enfermedades graves, cuya prevención actualmente es posible con vacunas; las cuales estimulan al sistema inmunológico a reconocer las amenazas (microorganismos) y prepararse para combatirlas eficazmente.

Manténgase protegido

La vacunación brinda protección eficaz que perdura en el tiempo, vacunarse es protegerse para la vida.

NEUMOCOCO

Esta vacuna es muy eficaz en la prevención de la enfermedad neumocócica.

Enfermedad Neumocócica

La enfermedad neumocócica es una infección causada por un tipo de bacteria llamada neumococo, la cual se puede encontrar en la nariz y la garganta de muchas personas sin causar enfermedad y se propagan por la tos, estornudos o por contacto con secreciones respiratorias, y que cuando existe vulnerabilidad (por ejemplo: personas mayores de 65 años, niños muy pequeños, personas con problemas de salud crónicos, personas con un sistema inmunitario debilitado, fumadores, adultos con asma); causan una enfermedad que puede llegar a ser grave.

Existen diferentes tipos de enfermedades neumocócicas, tales como infecciones pulmonares (neumonía), infecciones de la sangre (bacteremia), infecciones de las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal (meningitis) y las infecciones del oído medio (otitis media). La enfermedad neumocócica es una de las causas principales de enfermedades prevenibles con vacunas y muerte en Estados Unidos.

La neumonía neumocócica mata a aproximadamente 1 de cada 20 adultos que la contraen.

La bacteriemia neumocócica mata a aproximadamente 1 de cada 6 adultos que la contraen.

La meningitis neumocócica mata a aproximadamente 1 de cada 6 adultos que la contraen.

¿Por qué me debo vacunar?

La vacunación es segura y eficaz en la mayoría de los casos.

Es un procedimiento sencillo y toma poco tiempo.

Disminuye el riesgo de neumonía grave en los adultos mayores de 65 años sanos y en los mayores de 50 años con alguna enfermedad.

INFLUENZA

 La influenza es una enfermedad respiratoria contagiosa que infecta la nariz, la garganta y los pulmones; usualmente se confunde el resfriado común con la influenza porque los síntomas son similares. Sin embargo, los resfriados por lo general son más leves.

La influenza puede causar complicaciones graves, hospitalizaciones o hasta la muerte. La neumonía y la bronquitis son ejemplos de complicaciones graves relacionadas con la influenza. La mejor forma de prevenir la ocurrencia de esta enfermedad, es vacunándose cada año.

¿Por qué me debo vacunar?

La vacunación contra la influenza ayuda a evitar que contraiga la enfermedad.

Ayuda a proteger a las personas que están en mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa de estos virus, como las mujeres embarazadas, los adultos de edad avanzada, las personas con enfermedades crónicas y los niños pequeños (en especial los bebés de menos de 6 meses que son demasiado pequeños para recibir la vacuna).

En caso de contraer influenza, el estar vacunado es un factor que puede ayudar a atenuar la gravedad de la enfermedad.